Mes: junio 2015

¿Te faltan vitaminas?

 

Algunos síntomas de que faltan vitaminas son:

falta vitaminas

  • Agotamiento físico, falta de rendimiento en el trabajo, hastío y una cierta sensación de cansancio. Pesadez de piernas.
  • Aumento o disminución aparente del peso.
  • Inapetencia o bulimia, trastornos del humor, irritabilidad excesiva, falta de tono muscular y capacidad de concentración mental.
  • Caída del cabello, piel y cuero cabelludo grasos, manchas oscuras en la piel.
  • Estreñimiento o diarrea leve, mal funcionamiento del aparato digestivo.
  • Discreta pérdida de la capacidad auditiva o visual, dificultad para la visión nocturna o para la identificación de sonido simultáneos.
  • Bronquitis y faringitis de repetición, infecciones respiratorias de repetición.
  • Fragilidad de las uñas, mansas blanquecinas.
  • Dificultades en la cicatrización de heridas.
  • Problemas cardio-circulatorios leves.
  • En niños, retraso en el desarrollo ponderal, raquitismo, irritabilidad.

 

Las semillas de Chía

Las semillas de chía son uno de los alimentos más sanos del planeta. Están llenas de nutrientes con importantes beneficios para el cuerpo y la mente.

Les mostramos algunos beneficios para la salud de las semillas de chía, verificados por estudios en humanos.

Las semillas de chía tienen una gran cantidad de nutrientes con muy poquitas calorías.

Las semillas de chía son unas semillas pequeñitas negras provenientes de la planta salvia hispánica ,relacionada con la menta. Esta planta crece originalmente en Sudamérica. Las semillas de chía eran un alimento muy importante para los aztecas y los mayas, las apreciaban por su habilidad para ofrecer una energía constante (de hecho, chía, es la antigua palabra maya para la fuerza). Pero es hoy en día cuando se ha reconocido a la chía como un super alimento.

Dos cucharadas de chía contienen:

Fibra: 11 grs.

Proteína: 4 grs.

Grasas: 9 grs. (5 de los cuales son Omega 3 ).

Calcio: 18 % de la cantidad diaria recomendada.

Manganeso: 30% de la cantidad diaria recomendada.

Magnesio: 30% de la cantidad diaria recomendada.

Fósforo: 27% de la cantidad diaria recomendada.

También contienen una buena cantidad de zinc, vitamina B3 (niacina), potasio, vitamina B1 y vitamina B2.

Las semillas de chía son un grano completo y normalmente están cultivadas de forma orgánica. No han sido genéticamente modificadas y son naturalmente libres de gluten.

En dos cucharadas de chía hay doce gramos de carbohidratos, pero once de ellos son fibra que no es digerida por el cuerpo. La fibra no eleva el nivel de azúcar en sangre por lo cual no requiere insulina para asimilarse así que no podría contarse como un azúcar. El contenido real de carbohidratos por lo tanto sería sólo de un gramo, lo que es muy bajo. Gracias a su fibra especial, las semillas de chía pueden absorber de diez a doce veces su peso en agua convirtiéndose en una sustancia parecida a un gel que se expande por el estómago, incrementando la sensación de saciedad y ayudando a que se absorba lentamente su comida, de manera que sería un buen aliado para las dietas de control de peso.

Otra de las razones por las que las semillas de chía son tan buenas es por su alta cantidad de antioxidantes. Estos antioxidantes impiden que las delicadas grasas de las semillas se vuelvan rancias. Los antioxidantes son importantes para luchar contra el exceso de producción de radicales libres que pueden dañar a las células y contribuir al envejecimiento prematuro y enfermedades como el cáncer.

Las semillas de chía son muy altas en proteínas de gran calidad.

Contienen alrededor del 14% de proteína, lo que es muy alto comparado con la mayoría de las plantas.

Se sabe que una alta ingesta de proteínas reduce el apetito y las ganas de comer entre horas.

Visto todo lo anterior se puede deducir que las semillas de chía le puede ayudar a perder peso en caso de obesidad.

 

Las semillas de chía son muy altas en ácidos grasos omega-3.

De hecho las semillas de chía contienen más omega-3 proporcionalmente que el salmón.

 

Tienen muchos nutrientes buenos para los huesos.

Por ejemplo calcio, fósforo, magnesio y proteína.

Su contenido en calcio es impresionante, 18 % de la cantidad diaria recomendada en sólo dos cucharadas. Mucho más proporcionalmente que cualquier producto lácteo.

chia2

 

Como tomar las semillas de chía.

Es muy fácil adaptar las semillas de chía a su dieta, ya que tienen un sabor muy neutro y las puede mezclar con casi todo.

Pueden tomarse crudas, mezcladas con zumos, añadidas en cualquier postre o alimento cocinado.

Pueden echarse por encima de los cereales, yogur, vegetales o platos de arroz.

Ya que pueden absorber tanto agua como grasa pueden usarse para espesar salsas e incluso usarse como sustituto del huevo en algunas recetas.

También puedes crear un gel mezclándolas con agua, y una exquisita bebida mezclando un litro de agua con dos cucharadas de chía, zumo de limón y endulzante natural.

¿Conoces el Azuki?

El azuki (Vigna angularis) es un tipo de alubia que se cultiva en Extremo Oriente y el Himalaya. por su sabor suave, en Asia suele emplearse también para elaborar dulces.

Su alto contenido en fibra facilita el tránsito intestinal.

Aporta sensación de saciedad ya que contribuye a que el vaciado gástrico sea lento pero constante, por lo que también contribuye a mantener normales los niveles de glucosa.

Tiene un alto contenido en proteínas en torno al 20 % y aporta todos los aminoácidos esenciales cuya ingesta es imprescindible.

Contienen minerales como el hierro fósforo o magnesio.

Aporta vitaminas del grupo B.

azuki2

¿Cómo añadir el azuki en nuestra dieta?

Como casi todas las legumbres se recomienda lavarlas y dejarlas en remojo al menos ocho horas,la noche anterior por ejemplo, después se aclaran y escurren y desde ahí podemos :

  • Hervirlas en agua o caldo vegetal hasta que estén hechas.
  • Escurrirlas y añadirlas a ensaladas o emplear las para elaborar patés untables.
  • También pueden usarse para elaborar una pasta dulce que puede usarse como relleno en repostería.

Conoces el Amaranto?

El Amaranto es considerado un pseudo cereal, al igual que la Quinoa, ya que tiene propiedades similares a estos aunque realmente no lo sea. Su grano es una semilla muy pequeñita de color pálido.

¿Cuáles son sus propiedades?

* Es un cereal sin gluten.

* Es muy rico en calcio.

* Es de alto valor nutritivo y muy digestivo.

* Tiene un alto contenido en proteinas y hierro, por lo que personas con dietas vegetarianas se beneficiarán de su consumo.

* Su grasa es rica en ácidos grasos esenciales.

 

¿Cómo tomarlo?

Puedes añadir unas cucharaditas de amaranto hinchado a tu desayuno.

El grano puede cocerse y añadirse a ensaladas, sopas, guisos o usarse para rellenar verduras.

Puedes elaborar palomitas de amaranto si lo tuestas ligeramente en una sartén hasta que el grano estalle.

 

Producto disponible en Eco Lifestyle

Conozca la avena

Existen muchas variedades de avena pero las que más se cultivan son la avena sativa y la avena byzantina.

Su consumo es muy aconsejable ya que:

Es muy digestiva.

Contiene betaglucanos que contribuyen a regular el nivel de azúcar en sangre y a controlar los niveles de colesterol.

Es muy rica en fibra soluble por lo que dificulta la absorción del colesterol LDL malo, y, además resulta muy saciante.

Estimula las glándulas tiroides y por tanto contribuye a metabolizar las grasas.

Proporciona hidratos de carbono de absorción lenta,  por lo que es apropiada para las personas que consumen mucha energía,  como los deportistas.

wpid-ho4gzgurhf.png

 

Cómo preparar la avena?

Los copos de avena pueden remojar en leche o zumos y consumirse como desayuno o merienda. También pueden cocerse para elaborar papillas dulces o saladas.

La avena en grano requiere dejarlas en remojo una noche antes de su cocción. Después, se cuece con el doble o triple de agua durante unos 40-50 minutos. Puede usarse como guarnición o mezclarse con verduras en guisos.

Los copos y la harina de avena sirven para espesar sopas y cremas o elaborar una suave bechamel.

 

Cómo preparar las plantas medicinales

Las infusiones se preparan remojando las hojas y las flores en agua justo por debajo del punto de ebullición, con el fin de extraer los compuestos aromáticos y volátiles, mientras que las decocciones se preparan hirviendo raíces, cortezas, semillas y otras partes duras para obtener los componentes amargos y resinosos.

Las distintas hierbas pueden necesitar diferentes métodos de preparación, y una misma hierba preparada de manera diferente puede dar componentes químicos bien distintos. Por ejemplo, una infusión de Eupatorium provoca la transpiración, pero la infusión fría se toma como suave laxante.

hierbas medicinales 3

Las hojas secas para infusiones y tés pueden molerse utilizando un mortero. Las infusiones normales se preparan a base de 50 gramos de la hierba seca por litro de agua, o 1 o 2 cucharaditas de hierba por taza de agua.  Las hierbas deben humedecerse con un poco de agua fría antes de echarle el agua caliente. Las flores y las hierbas amargas se remojan unos 3 a 5 minutos, las partes más duras de las plantas durante 10 o 15 minutos. Mantenga la infusión tapada mientras está en remojo. Luego cuele y exprima el jugo.  Se obtiene una preparación más activa dejando la planta 10 horas en agua fría para luego llevarla al punto de ebullición dejándola10 minutos. Algunas hierbas como el arándano, la cincoenrama, la corteza de roble y tomillo, van mejor si se echan en agua fría, se llevan a ebullición, se cuecen de 3 a 15 minutos y se les deja enfriar un poco tomándolas cuando aún están algo calientes.  El Lampazo, gayuba, muérdago y centaura se dejan en agua fría de 5 a 12 horas, se cuelan y se toman frías.  Las hierbas para tratar el asma, la bronquitis y otras afecciones mucosas deben ponerse en agua fría durante varias horas antes de calentarlas lentamente.

 

La proporción normal para las hojas frescas es de tres cucharaditas por taza de agua. Rompa las hojas antes de mojarlas metiéndolas en un paño limpio y prepárelas igual que las hojas secas. También deben de romperse ligeramente las semillas en un mortero antes de echarlas al agua hirviendo y dejarlas cocer durante 5 o 10 minutos.

 

Las decocciones requieren la misma proporción de agua y plantas que las infusiones. Coloque la planta seca en un cazo de mediano tamaño con agua fría y llévela lentamente a ebullición. Baje el fuego y deje que el agua hierva a fuego lento durante 10 a 30 minutos, dependiendo de la dureza del material vegetal, siempre con la tapa de la cacerola puesta. Retire del fuego y deje que la decocción se enfríe. Pásela por un colador, exprimiendo los jugos. Si se usan cortezas o raíces combinadas con otras partes de plantas deben cocerse primero, vertiendo la decocción hervida sobre las hojas o flores que se quieran, colando al cabo de unos 10-20 minutos.

hierbas medicinales 1

 

Los jugos de plantas para uso interno y externo pueden obtenerse con la ayuda de la licuadora cubriendo la plante unos minutos antes con agua fría. También pueden macerarse las hierbas y las raíces con un mortero o con un cuchillo.  Después de remojarlas en agua durante una media hora, sáqueles el jugo utilizando un trapo fino. Se puede así tomar una cucharadita del jugo obtenido o mezclarse con agua, u otro zumo de frutas.

 

Para preparar la tintura, llene un recipiente de vidrio con tapa roscada con las hierbas y añada alcohol de 70º. El recipiente herméticamente cerrado debe guardarse en un lugar cálido durante 2 semanas y agitarse un par de veces al día antes de colar el líquido.

 

Los extractos fluidos pueden prepararse añadiendo hierbas a un vino ligero y seco (1 parte de plantas por 20 partes de líquido). Mantener en remojo durante 10 días, fuera de la luz solar directa y a una temperatura de 15-20ºC. Filtre o exprima a través de un paño limpio directamente a una botella oscura que debe tapar inmediatamente después. No beber más de un vasito de licor cada vez.

 

Fuente: “Herbalism” de Frank J. Lipp

Calaguala para la psoriasis

Polypodium aureum L.  Su nombre  común “Calaguala” deriva de la lengua quechua del pueblo inca, y significa “adorno de jóvenes”. LLamada también yamichuí, hierba del lagarto o hierba ruiz. Es originaria de las selvas tropicales de América del Sur. Se encuentra en áreas rocosas de los márgenes de los ríos y sobre el tronco y las hojas de las palmas.

Es un helecho con rizoma rastrero, de cualidad trepadora y ramosa, cubierto de escamillas amarillas y lanceoladas. Las frondas de entre 9 y 150cm de longitud, son oblongas y elípticas.

Entró a formar parte de la Farmacopea en 1745, utilizándose para evacuar humores, excesos interiores, siendo disolvente y precipitante.  Se utiliza la planta entera y el rizoma.

 

Aplicaciones medicinales:

Es una planta importante en afecciones de piel, como el ezcema, la psoriasis y el vitíligo. Existen preparados farmacéuticos a base de esta planta.

Se utiliza también en casos de cáncer, el interés científico por los efectos anticancerígenos de la calaguala se inicia ya en 1960, con la publicación de un caso de leucemia linfática aparentemente curada por el uso de  tisanas de calaguala.  Parece ser que inhibe el crecimiento de células tumorales.

Estimula el sistema inmunológico incrementando los linfocitos T, en enfermedades como la hepatitis, el cáncer, infecciones víricas, esclerosis múltiple o artritis reumatoide.  También tiene propiedades sudoríficas, astringentes, digestivas y pectorales.

Aplicándolo externamente se utiliza para la cicatrización de heridas y para los problemas de piel antes descritos.