Cómo preparar las plantas medicinales

Las infusiones se preparan remojando las hojas y las flores en agua justo por debajo del punto de ebullición, con el fin de extraer los compuestos aromáticos y volátiles, mientras que las decocciones se preparan hirviendo raíces, cortezas, semillas y otras partes duras para obtener los componentes amargos y resinosos.

Las distintas hierbas pueden necesitar diferentes métodos de preparación, y una misma hierba preparada de manera diferente puede dar componentes químicos bien distintos. Por ejemplo, una infusión de Eupatorium provoca la transpiración, pero la infusión fría se toma como suave laxante.

hierbas medicinales 3

Las hojas secas para infusiones y tés pueden molerse utilizando un mortero. Las infusiones normales se preparan a base de 50 gramos de la hierba seca por litro de agua, o 1 o 2 cucharaditas de hierba por taza de agua.  Las hierbas deben humedecerse con un poco de agua fría antes de echarle el agua caliente. Las flores y las hierbas amargas se remojan unos 3 a 5 minutos, las partes más duras de las plantas durante 10 o 15 minutos. Mantenga la infusión tapada mientras está en remojo. Luego cuele y exprima el jugo.  Se obtiene una preparación más activa dejando la planta 10 horas en agua fría para luego llevarla al punto de ebullición dejándola10 minutos. Algunas hierbas como el arándano, la cincoenrama, la corteza de roble y tomillo, van mejor si se echan en agua fría, se llevan a ebullición, se cuecen de 3 a 15 minutos y se les deja enfriar un poco tomándolas cuando aún están algo calientes.  El Lampazo, gayuba, muérdago y centaura se dejan en agua fría de 5 a 12 horas, se cuelan y se toman frías.  Las hierbas para tratar el asma, la bronquitis y otras afecciones mucosas deben ponerse en agua fría durante varias horas antes de calentarlas lentamente.

 

La proporción normal para las hojas frescas es de tres cucharaditas por taza de agua. Rompa las hojas antes de mojarlas metiéndolas en un paño limpio y prepárelas igual que las hojas secas. También deben de romperse ligeramente las semillas en un mortero antes de echarlas al agua hirviendo y dejarlas cocer durante 5 o 10 minutos.

 

Las decocciones requieren la misma proporción de agua y plantas que las infusiones. Coloque la planta seca en un cazo de mediano tamaño con agua fría y llévela lentamente a ebullición. Baje el fuego y deje que el agua hierva a fuego lento durante 10 a 30 minutos, dependiendo de la dureza del material vegetal, siempre con la tapa de la cacerola puesta. Retire del fuego y deje que la decocción se enfríe. Pásela por un colador, exprimiendo los jugos. Si se usan cortezas o raíces combinadas con otras partes de plantas deben cocerse primero, vertiendo la decocción hervida sobre las hojas o flores que se quieran, colando al cabo de unos 10-20 minutos.

hierbas medicinales 1

 

Los jugos de plantas para uso interno y externo pueden obtenerse con la ayuda de la licuadora cubriendo la plante unos minutos antes con agua fría. También pueden macerarse las hierbas y las raíces con un mortero o con un cuchillo.  Después de remojarlas en agua durante una media hora, sáqueles el jugo utilizando un trapo fino. Se puede así tomar una cucharadita del jugo obtenido o mezclarse con agua, u otro zumo de frutas.

 

Para preparar la tintura, llene un recipiente de vidrio con tapa roscada con las hierbas y añada alcohol de 70º. El recipiente herméticamente cerrado debe guardarse en un lugar cálido durante 2 semanas y agitarse un par de veces al día antes de colar el líquido.

 

Los extractos fluidos pueden prepararse añadiendo hierbas a un vino ligero y seco (1 parte de plantas por 20 partes de líquido). Mantener en remojo durante 10 días, fuera de la luz solar directa y a una temperatura de 15-20ºC. Filtre o exprima a través de un paño limpio directamente a una botella oscura que debe tapar inmediatamente después. No beber más de un vasito de licor cada vez.

 

Fuente: “Herbalism” de Frank J. Lipp

Deja un comentario